Angel sociable y dedicado al trato personal y Mª Carmen amante del buen hacer en la cocina, decidieron dar un giro a su vida y dedicarse a ofrecer un turismo rural de calidad, en Reperós una pequeña aldea del Pirineo Aragonés con solo dos habitantes en un entorno de espléndida belleza al sur del Valle de Benasque, rodeados de naturaleza en estado puro.