Es una preciosa casa con más de doscientos años de historia y totalmente restaurada, disponemos de cinco habitaciones dobles con baño donde disfrutar de una estancia muy agradable entre sus acogedores muros de piedra y sus cálidos acabados en madera.

Su decoración sencilla es ideal para aislarse completamente del ritmo actual de las grandes ciudades y valorar lo que la naturaleza nos ofrece.

Una sola noche en este alojamiento nos servirá para recuperar fuerzas y afrontar nuestra rutina cotidiana.